Los informes internos del Gobierno apuntan a un PIB del 3,3% este año

[Fuente: Expansion]

EL MEJOR RITMO EN UNA DÉCADA

El Indicador Sintético de Actividad, que emplea el Ministerio de Economía como herramienta para avanzar la evolución del PIB, muestra una mejora gradual que confirmaría la senda de recuperación de España.

Las grúas vuelven a invadir las grandes ciudades, la confianza de los consumidores alcanza máximos históricos, la afiliación a la Seguridad Social registra sus mejores cifras en más de una década, los hoteles cuelgan el cartel de completo, las ventas de las grandes empresas despuntan…  Estos hitos son el reflejo de algunos de los datos que, según los analistas, avanzan el comportamiento del PIB. Unas estadísticas que arrojan una misma conclusión: la economía española se acelera, una impresión a la que pone cifras el Indicador Sintético de Actividad (ISA) que elabora de forma interna el Gobierno y que suele anticipar la evolución del PIB con seis meses de antelación gracias al cómputo completo de ésas y otras muchas estadísticas avanzadas. En concreto, el ISA, según los datos acumulados entre enero y junio, revela que España podría crecer un 3,3% este año. Hay que remontarse hasta 2006 para encontrar un salto tan positivo del indicador, cuando mostraba un avance del 4%. Si bien el ISA no siempre coincide al 100% con el dato definitivo del PIB que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), sí avanza una tendencia que los analistas consideran muy certera. Es, de hecho, el indicador que utilizan los empresarios para evaluar el riesgo de invertir en España. Como referencia y muestra de esa fiabilidad, el Indicador Sintético de Actividad adelantó la última gran crisis española, negada entonces por el Gobierno y que se saldó con caídas del PIB en 2011 (-1%), 2012 (-2,9%) y 2013 (-1,7%). Asimismo, el ISA avanzaba en 2016 un PIB del 2,9%, cuando el dato oficial del conjunto de año fue del 3,2%. En 2015 ambas cifras coincidieron, con una aceleración de otro 3,2%. Resta por ver la evolución de la economía ante shocks como el que se puede producir en Cataluña o ante la negociación del Brexit. De momento, algunas entidades ya apuntan a una cierta suavización del crecimiento en el segundo semestre del año.   En cualquier caso, el cierre oficial de PIB de final del ejercicio de 2017 podría volver a rebasar al ISA y quedar, por tanto, por encima de ese 3,3%. Y no sólo por la propia fiabilidad mostrada por el indicador. Otros dos argumentos avalan esa percepción.  De un lado, el propio Ministerio de Economía, que usa el ISA en sus análisis internos, ha avanzado una muy posible revisión al alza de la previsión oficial del Ejecutivo para todo este ejercicio, situada ahora en el 3%. De otro, a estas alturas de 2017 numerosos organismos nacionales e internacionales auguran ya un PIB superior a ese 3% oficial del ministerio, llegando al 3,3% que avanza el Indicador Sintético en casos como el servicio de estudios de BBVA o el de Bankia. Y todo ello sin computar aún el segundo semestre de 2017, que está siendo bueno para la economía a tenor de algunas de esas estadísticas avanzadas, como la entrada de turistas, el consumo de cemento, la confianza del consumidor o las matriculaciones de vehículos.  Estos datos sí son incorporados en el último informe de coyuntura de Bankinter, que destaca el “vigoroso crecimiento del PIB”. “España sigue destacando positivamente”, apunta, pues los “principales indicadores de consumo e inversión siguen aumentado y el sector inmobiliario continúa dando muestras de su recuperación con una demanda residencial que alcanzará el umbral de las 500.000 viviendas en 2017”.  Hay más noticias que avalan el optimismo del ISA, como la “positiva sorpresa de la reducción del paro desde el 18,8% hasta el 17,2% del segundo trimestre de 2017, que ha venido acompañada de un aumento del número de ocupados de 512.000 personas en los últimos 12 meses”. Con este telón de fondo, la incógnita es qué sucederá a partir de 2018. Sin los micrófonos delante, en alguno de los principales servicios de estudios españoles se habla ya de que los Presupuestos podrían vertebrarse a partir de un PIB del 3,5%. Ese pronóstico dista mucho de la previsión oficial del 2,6%, o del consenso de analistas que reúne la Fundación de Cajas de Ahorros, situada en el 2,7%. Los expertos de Bankia o Repsol, siendo los más optimistas, aún bajaran registros del 3%, que se reducen al 2,4% en el caso del FMI o de la OCDE. No obstante, si bien ahora parece difícil que sus pronósticos lleguen a esas cotas del 3,5%, no se puede perder de vista que los Presupuestos de 2017 pilotaban inicialmente sobre una previsión de PIB del 2,5%, cifra que ya ha sido rebasada por la propia economía y por la previsión del 3% del Gobierno, que se define desde el Ministerio de Economía como “prudente” y que está pendiente de esa revisión. Y eso sin contar con que el ISA cumpla con su tradicional fiabilidad y avale la aceleración del PIB hasta el 3,3% en el ejercicio. Para que eso sucediera, obviamente no sólo hay que tener en cuenta la economía nacional. La buena noticia es que el viento sopla a favor y que la eurozona está materializando las expectativas de crecimiento que la situaban a principios de año como una de los mercados con mayor atractivo. El PIB ha vuelto a acelerarse en el segundo trimestre de 2017, mientras que la inversión y el consumo siguen mejorando, dando así pie a que España recupere el mejor ritmo tras la peor crisis de su historia reciente.

 

El Ministerio de Economía desglosa en el Indicador Sintético de Actividad (ISA) las principales ramas de la actividad nacional.  El análisis de esas  cifras muestra que la recuperación de España vuelve a ir acompañada de un tirón del sector constructor. Éstas son las principales conclusiones:

 

 Construcción. Entre las variables que analiza el Indicador Sintético de Actividad, los analistas prestan especial atención al sector inmobiliario, que deja ahora las mejores noticias. En términos de oferta, tras las tasas anuales negativas registradas entre 2009 y 2013, el Indicador Sintético de Actividad anticipa un avance del 2,5%, frente a las aceleraciones inferiores al 1% del año previo. Al tiempo, la demanda de construcción de vivienda sube tres puntos y llega al 6,4%.

 

 Industria. Los indicadores del sector industrial arrojan una mejora progresiva, alcanzando ahora una aceleración del 3,6%. Es sólo una décima más que en el trimestre previo, pero la tasa casi duplica los registros de inicios del pasado año. No obstante, los datos intertrimestrales sugieren una pérdida de fuelle del sector. Registran una subida del 0,7%, frente al 1% de los tres meses previos o el 1,4% de finales del pasado ejercicio.

 

 Inversión. Los datos avanzados relativos a los bienes de equipo, considerados como el motor de la inversión, merman un poco el optimismo. El avance es del 6,2%, lo que, sin duda, supone un buen dato, pero también una desaceleración respecto al 7% del trimestre previo o el 6,5% de hace un año. Es más: en las tasas anuales de 2014 y 2015, llegó a tocar registros del 13,5%, marcando así sus máximos en la serie más reciente. La buena noticia: En 2009, durante la crisis, la media anual fue negativa, del -17,7%.

 

 Consumo. Los indicadores relativos al consumo –como las matriculaciones de vehículos, la retribución  en grandes empresas  o la confianza de los consumidores– siguen la misma tendencia que el índice general, aunque menos pronunciada. Así, el indicador de este capítulo avanza un 3%, dos décimas más que en el trimestre previo, pero por debajo del 4,1% que tocó en 2016. En datos intertrimestrales, pasa  del 0,4% al 1,1%.

 

 Sector servicios.  Su escalada es también constante: el indicador sintético de servicios  –que computa las ventas de grandes empresas o la entrada de turistas, entre otras estadísticas– muestra una mejora del 4%, lo que supone la mayor aceleración en al menos año y medio. En tasas intertrimestrales también sube ligeramente, al escalar hasta el 1,1%, una décima más que en el trimestre previo y dos más que en el año precedente.

2017-09-19T11:41:16+00:00 19 septiembre 2017|Actualidad del sector|