Presión de las comunidades. Varapalo de Báñez a las agencias privadas de empleo

El Gobierno va a dejar de incentivar a las comunidades autónomas para que colaboren con las agencias privadas de colocación en la búsqueda de empleo para los parados. En concreto, el Gobierno y las comunidades acordaron ayer que, dentro de los indicadores que se tienen en cuenta para el reparto de fondos de políticas activas para el empleo, ya no estará el uso de agencias privadas de colocación por parte de las Administraciones regionales. Hasta ahora, un 10% de la parte variable que reciben las regiones para colocar a sus parados dependía de si los servicios regionales de empleo de cada comunidad firmaban convenios con agencias privadas de colocación para que estas fueran las intermediarias en la búsqueda de empleo de los colectivos de parados de más difícil colocación. Pero diez comunidades autónomas (Cataluña, País Vasco, Navarra, Asturias, Cantabria, Aragón, Castilla La Mancha, Extremadura, Valencia y Andalucía) venían ejerciendo en bloque un fuerte rechazo a que el Gobierno incentivara que las regiones tuvieran que contratar a empresas privadas de colocación de todo tipo, entre ellas las empresas de trabajo temporal, para lograr emplear a sus parados y así recibir más dinero de las políticas activas. Finalmente ayer, estas comunidades lograron ayer que el Ministerio de Empleo renunciara a incluir el uso de estas agencias entre los indicadores que se tienen en cuenta para el reparto de fondos públicos para la intermediación laboral. Esta fue una de las cesiones que tuvieron que hacer ayer los responsables de Empleo para conseguir el apoyo de todas las comunidades para poder prorrogar el plan Prepara destinado a parados de larga duración o con responsabilidades familiares que hayan agotado todas las ayudas. Así, finalmente, tras un mes de negociaciones con las regiones, el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, consiguió ayer en la conferencia sectorial de Asuntos Laborales, que todas las comunidades le permitieran prorrogar este programa hasta el 30 abril próximo. Y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, anunció ayer efectivamente estas ayudas estarán vigentes hasta esa fecha. El programa estaba suspendido desde el pasado 15 de agosto cuando terminó su vigencia, pero ahora se reconocerán las ayudas solicitadas o que cumplan los requisitos desde esa fecha. Empleo necesitaba que las comunidades le permitieran prorrogar esta ayuda y seguir gestionándola después de que el Tribunal Constitucional determinara en julio que el Prepara era un programa de competencia autonómica y no estatal. Riesgo se reunió ayer con las comunidades para cerrar  los detalles de la denominada encomienda de gestión que harán las regiones al Gobierno, para cederle sus competencias sobre el Prepara. Posteriormente, está previsto que el Consejo de Ministros del próximo viernes prorrogue el Prepara hasta finales de abril, fecha en la que también se agotará la vigencia del Programa de Activación para el Empleo (PAE), un subsidio similar al que ayer se acordó renovar. La intención del Ejecutivo es que para la primavera, Empleo, los sindicatos y las empresas hayan acordado ya una reorganización de todos los programas actuales para parados de larga duración (Prepara, PAE y Renta Activa de Inserción).

Otras concesiones. La renuncia a incentivar a las agencias privadas de colocación no fue la única concesión que tuvo que hacer ayer Empleo. Las comunidades también lograron arrancar a los responsables del Ministerio un compromiso para incrementar el presupuesto de las políticas activas en lo que queda de legislatura, de forma que en 2020 se destine lo mismo que en 2011 a esta partida. Esto supondrá, según explicó ayer el consejero de Trabajo, Comercio e Industria de Baleares, Iago Negueruela, incrementar en 1.000 millones de euros el presupuesto actual para políticas activas.

Además, Empleo tuvo que renunciar también a incentivar el desarrollo del cheque formación, incluido en la reforma de la formación de ocupados de 2015. Esta permitió a las comunidades desarrollar un sistema de cheques para los parados, que pudieran elegir dónde gastar el dinero para su formación. Ninguna comunidad lo está aplicando de forma efectiva; la mayoría por miedo al fraude que podría suponer. Ayer, Empleo aceptó también eliminar que el reparto de estos cheques se tenga en cuenta para recibir más dinero en políticas activas en 2018. Si bien, desde Empleo se mantuvieron firmes en seguir repartiendo estos fondos en función del cumplimiento de otros objetivos.

2017-09-19T14:46:26+00:00 19 septiembre 2017|Actualidad legislativa|